Desarrollo personal

La fórmula para perderte a ti mismo: tratar de ser como los demás

Artículo por
Mariana Valenzuela

Hay algo que siempre me ha causado mucho ruido: ver a mi alrededor y darme cuenta que prácticamente somos copias los unos de los otros.  Nos vestimos como los demás, vamos a los mismos lugares que todos porque “están de moda” (aunque nos dé hueva), vemos las mismas películas y cantamos las mismas canciones que todos. Por si fuera poco, tenemos tan poco respeto propio que llamamos “gustos culposos” a lo que en realidad nos gusta pero no es lo que “se supone que debe gustarnos”. ¡Qué chingados! 

No nos atrevemos a ser transparentes ni con nosotros mismos ni con los demás. Incluso llegamos al punto de esconder nuestra esencia. No decimos lo que pensamos, ni amamos en público a quien de verdad queremos, ni somos quien realmente somos. ¿Por qué hacemos eso? Por el mentado “qué dirán”. Nos da tanto miedo ser rechazados, que nos comportamos como títeres dejando que otros decidan nuestra propia historia. Qué jodido está esto, ¿no? Sé que tú también lo sabes, que te das cuenta de esa sombra bajo la que preferimos vivir, pero aún así lo sigues haciendo. 

La negación de nuestro propio ser nos aleja de la plenitud.  ¿O acaso te gusta tener que reprimir tu verdadero yo? Estoy seguro que no, que nadie en sus cinco sentidos está contento de hacerlo. Sin embargo, lo hacemos. Y la verdad me da un chingo de hueva escribir esto, porque es algo muy obvio que seguro ya te lo han dicho más de una vez…¡pero es que no agarramos el pedo!

Estamos haciéndolo al revés: esforzarnos por ser nosotros mismos es la forma de encontrarnos.

La realidad es que por naturaleza todos somos diferentes. No le veo el punto a perder el tiempo tratando de ser como otros. Hay belleza en querernos, respetarnos y aceptarnos a nosotros mismos, con luz y sombra. No hacerlo es ir hacia atrás. Así como en las bodas se dice “prometo amarte y respetarte en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad”, te reto a ponerte frente al espejo y jurarte ese amor eterno, pero para ti mismo. Es hora de que tomes la decisión de empezar a amarte y respetarte para siempre.
Esforzarnos por salir del molde de las “verdades absolutas” que nos enseñan desde siempre, es un proceso lento. Necesitas paciencia y tiempo. No vas a despertar un día completamente iluminado y vas a decir “¡a la mierda todo, voy a ser yo y nadie más!”. Ojalá fuera así de fácil. Muchas veces ni te das cuenta cuando tomas ese camino, pero lo importante es tomarlo. Simplemente poco a poco te vas sintiendo más cómodo en tu propia piel y vas aceptándote más. 
Me gustaría decirte que de la noche a la mañana vas a cambiar por completo y te vas a aceptar tal cual eres, pero sería una gran mentira. No comas ansias, es un proceso lento que lograrás paso a paso. Poco a poco irás notando que todo tiene más sentido si dejas de fingir sólo por “quedar bien”. De repente ya no sentirás culpa por decir que no a salir de noche porque prefieres quedarte en casa descansando. Irás cortando relación con las personas que no aportan ni un carajo a tu vida, te pondrás la ropa que te gusta sin importar a quién le guste; escucharás la música que te dé la gana sin ocultarte en tus audífonos, dirás lo que piensas y te atreverás a sentir libremente. Y te vas a dar cuenta que tu luz se encenderá de tal forma que iluminarás el camino de otros. Porque esas cosas pasan: cuando estás bien contigo mismo, tu energía fluye de tal forma que los demás lo notan y se contagian de esa libertad que irradias.

You Might Also Like

Relaciones

Amar

Read More
ÈXITO

¡La receta para el éxito no existe!

Read More
Relaciones

¡El amor no duele! Duele todo lo que confundimos con amor.

Read More