Filosofía

#UnDíaAntes: Cómo México puede ganar la copa del mundo

Artículo por
Diego Dreyfus
 

Antes que nada déjame decirte que sé muy poco de futbol. No sé de táctica o estrategia, de preparación física o de campeonatos. Pero creo sinceramente que el equipo mexicano puede ganar la copa del mundo, ya que admiro y creo en los jugadores y no los veo como los responsables de mi alegría o mi tristeza, sino como un espejo en el cual me reflejo y crezco como persona.

Ya te puedo escuchar: ¿“Cómo puedes creer en México por un partido? México nunca pasa de octavos. Los mexicanos no damos la talla en este tipo de competencias. Aquí se necesita un plus, un gen ganador que el jugador mexicano simplemente no tiene”.

Y es esta mentalidad la que me lleva a compartir este post contigo.

Te preguntarás quién soy para compartir esto. De ninguna manera soy una autoridad cuando se trata de fútbol y ni siquiera conozco las tácticas del equipo o los nombres de todos los jugadores.

Pero sí estoy desligado emocionalmente de la selección, y esto me permite ser un observador imparcial, un admirador, y lo más importante, no convertirme en un hater. No me tomes a mal. Sería un bajón si México no gana. Pero no voy a subir un jugador al pedestal si mete un gol ni mandarlo al infierno si lo falla. Mis sueños no se van a derrumbar y mis planes no van a cambiar si México gana o no el Mundial.

Es esta manera de pensar la que me permite creer en esta selección sin conocer su sistema táctico o el nombre de todos sus jugadores. Puedo creer sin evidencia. Al ser admirador (y no un fan) mi perspectiva cambia, se vuelve más amplia y generosa. Los jugadores me sirven de espejo y creo en ellos, pero me desligo del resultado, porque no tiene poder sobre mi.

Creo que podemos aprender grandes lecciones de nuestra selección y utilizarla como una fuente de unión, no de división. ¿Quieres aprender a creer sin evidencia y poner tu granito de arena para que la selección gane el mundial?

1. Nadie te debe nada, así que no esperes que los demás te carguen

Una de las grandes razones por las cuales a México le ha costado tener un buen desempeño en las grandes competencias es por la mentalidad, y no solo de los jugadores, sino de todos los mexicanos.

Como fans, usamos a los jugadores para determinar nuestra propia autoestima. Necesitamos que ganen para sentirnos ganadores, y rezamos para que no pierdan, o nos sentiremos perdedores y ese reflejo de derrota se convertirá en frustración, enojo, juicio, burla…

Y así vas por la vida, reaccionando frente a las situaciones dependiendo de cómo te ves reflejado en ellas, en vez de saber quién eres desde el principio y negarte a basar tu autoestima en el resultado o desempeño de otros.

Entonces seamos claros: es injusto pedirles a los jugadores de la selección que te carguen, como si te debieran algo. Si crees que los jugadores deben ganar para sentirte bien contigo, empieza a creer antes de los resultados, no a pesar de ellos. Adopta una mentalidad en la que vas creando tu propio futuro antes de que vaya sucediendo, un futuro sin evidencia.

2. Entrega siempre lo mejor y despréndete del resultado.

Así como los hinchas no deben esperar que los jugadores los carguen, los jugadores tampoco deben sentir presión por cargarlos. Si después de un partido saben que lo dieron todo, ya hicieron su parte. Pero si un mal pase o un gol errado generan desespero, insultos e ira en el fan, el problema es del fan, no del jugador.

Para evitar toda este crisol negativo de emociones, expectativas y responsabilidades por parte del fan, el jugador debe aprender a regresar al punto cero: ese momento en el que aún siendo niño corría y pateaba una pelota de fútbol, libre de toda presión por ganar y con el único propósito de jugar, de divertirse y de ensuciarse en el lodo y darlo todo. Por el amor al juego. Una vez haga esto, se podrá desprender del resultado.  

Es como cuando entrenas durante horas y horas con ese gran objetivo en mente, y finalmente logras entrar al equipo. Te sientes bien contigo mismo, pero también sientes la presión de dar lo mejor de ti y de seguir ganando, porque este mundo no es para "perdedores". Y la simple idea de tener a millones de personas mirándote y analizando cada movimiento para subirte al pedestal o mandarte directo a la picota pública es más que suficiente para producirte un horrible ataque de pánico.

Piénsalo. Apenas puedes lidiar con tu propia respuesta emocional al desafío. ¿Realmente necesitas lidiar con la exigencia emocional que millones de personas ponen sobre tu desempeño y resultado?

Aquí volvemos al tema de la autoestima. Estoy convencido de que los jugadores mexicanos tienen la capacidad física para ganar el mundial, pero, siendo el espejo de los fans mexicanos, les falta una cosa: la capacidad mental.

Si como jugador juegas al fútbol solo para ganar, ya perdiste sin haber empezado, porque si juegas solo para ganar un mundial, ¿qué pasará cuando lo consigas? ¿Qué otro objetivo vas a tener que crear para definirte? Peor aún, ¿qué pasará si no ganas? ¿No te sentirás como un “perdedor” solo porque no obtuviste el resultado que siempre esperaste?

Si le pedimos a un fanático que crea sin evidencia, también le pedimos al jugador que juegue por amor a lo que hace: Tu realización como jugador no puede basarse en objetivos cumplidos u oportunidades falladas. Olvídate de los hinchas, y no cargues con sus expectativas. Allá ellos y sus emociones. Regresa a esa razón por la cual haces lo que amas y te podrás desligar de la crueldad del resultado.

3. Apoyemos a la selección nacional #UnDíaAntes

Veo a este equipo completo, capaz, jugando con alegría y ganándole a los mejores. Y puedo decir esto sin que haya ganado el mundial. ¿Qué puedes hacer entonces para que la selección mexicana gane? ¿Cómo puedes apoyar desde tu lugar y sin evidencia a la selección?

Lo que puedes hacer es creer, y creer desde ya. Creer con el diario del lunes es fácil, y cualquiera lo hace. Pero creer desde ya, desde antes de que las cosas pasen te va a permitir no colgarle a los jugadores tus milagros, a no caerles encima si cometen un error, a usar este hermoso deporte para unirnos. A desprenderte del resultado.  

Por eso propongo #UnDíaAntes. Empecemos a creer en la selección un día antes, sin divisiones ni miedo, ya que creer en algo antes de que suceda es exactamente la razón por la cual vinimos a esta vida, y puede ser la razón por la cual la selección mexicana gane el mundial.

You Might Also Like

Relaciones

Amar

Read More
ÈXITO

¡La receta para el éxito no existe!

Read More
Relaciones

¡El amor no duele! Duele todo lo que confundimos con amor.

Read More